El asalto de las nuevas religiones laicas y los déspotas del siglo XXI

Diputados de distrito: siempre mejor con ellos para asimilar lo que se nos viene encima.

Benegas & Blanco

Javier Benegas y Juan M. Blanco

En 2004 el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero promulgó en España la llamada Ley Integral de Violencia de Género, una ley que, a pesar de violar principios básicos del Estado de derecho, fue apoyada por todos los partidos. En realidad, no respondía a las necesidades de las víctimas sino, más bien, al apetito propagandista de los políticos y a intereses de activistas y grupos de presión. Esta ley injusta, elaborada con criterios puramente ideológicos, no sólo no resolvió el problema sino que, como suele suceder, creó otros nuevos. Pero ahí sigue, no solo inasequible a la enmienda o a la simple crítica, sino a punto de dar otro salto cualitativo: pronto no solo fiscalizará los incidentes entre hombres y mujeres que mantengan una relación entre sí; también podrá dictaminar que cualquier incidente entre desconocidos de diferente sexo constituye violencia de género.

Los grupos organizados suplantan…

Ver la entrada original 1.515 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s