21 de Enero 2016. Tertulia EBC en La Casa del Libro, Valencia

El día 21 de Enero de 2016, organizado por la EBC se celebró en la Casa del Libro de Valencia una tertulia en la que fui ponente. En ella se repartió el siguiente texto (160105_TPS_Tarea_es una idea de contenido ético ) y se presentó un caso simulado para ilustrar el concepto de trabajar para el siguiente que se comenta en la siguiente presentación power point ( 160121_Tertulia EBC)

Trabajar para el siguiente: un buen compañero para la Economía del Bien Común y para prevención de “hechos indeseados”.

“Trabajar para el siguiente” es una forma de realizar las actividades diarias. Todo el mundo puede ponerla en práctica: es ética y si la practicáramos, todos ganaríamos. Está basada en el hecho de que todo está interrelacionado entre sí y,  como se reflexiona en este escrito, es una gran compañera para la economía del bien común y la prevención de hechos indeseados.

El mundo está interconectado

Se habla del “efecto mariposa” por el cual el movimiento de las alas de una en un lugar del mundo puede ocasionar un “tsunami” en otra parte del mundo. También del concepto “aldea global” por el que las comunicaciones permiten conocer de manera instantánea que efectivamente esa relación existe y qué forma tiene.

Ejemplos de esa interrelación global los tenemos en todos los ámbitos de actividad. Las actividades del ámbito empresarial afectan al ámbito familiar y al medioambiental; las del ámbito medioambiental  afectan a su vez al ámbito de la salud; las actividades del ámbito político afectan al ámbito familiar, al laboral, al financiero, al medioambiental etc. y muchas veces a todos ellos simultáneamente.

Pues bien, en este panorama de interrelación,” trabajar para el siguiente” es que cada quien  lleve a cabo sus actividades individuales de manera de evitar “hechos indeseados” a los siguientes.

¿Qué son los hechos indeseados?

El significado de  “hechos indeseados” en cada ámbito de actividad cambia pero es sencillo de comprender, porque todos tenemos una idea intuitiva de ellos; por ejemplo, en el ámbito familiar la actividad de comunicar entre padres e hijos puede producir hechos indeseados en forma de enfados innecesarios entre ellos; en el ámbito laboral los hechos indeseados pueden ser errores en tareas de trabajo que causan retrasos, repeticiones o incluso accidentes en los siguientes; en el ámbito financiero sabemos por experiencia que un producto financiero puede producir desahucios a  los prestatarios,  en el ámbito político, una ley puede producir malestar entre la población si se diseña o se ejecuta de manera inadecuada etc.

Lo que “Trabajar para el siguiente” implica

Trabajar para el siguiente va de personas en relación con otras personas, y de las influencias que las actividades de unas ejercen sobre otras; es una filosofía de actuación personal a todos los niveles: social, laboral, comportamiento, financiero, político  etc., que tiene en cuenta la interrelación de lo que hacemos, con el entorno propio y estimula la realización de las actividades de manera de evitar “hechos indeseados” a otros, empezando por los siguientes más próximos.

Trabajar para el siguiente requiere reflexionar acerca de las actividades que realizamos como individuos y cómo  afectan a los otros; conocer quiénes son los siguientes, así como cuáles son sus expectativas y las consecuencias de lo que nosotros realizamos, sobre ellos; y todo con el objeto de realizar nuestras actividades de manera de evitarles “hechos indeseados”.

Trabajar para el siguiente es también una actitud para corregir nuestras actividades en el caso de que no habiendo previsto un daño sobre los demás y  éste se produzca, se repare y se evite en una próxima ocasión. Es anticiparse al problema y avisar de nuestra actuación para que se puedan tomar precauciones.

Beneficios de Trabajar para el siguiente

Evitar “hechos indeseados” a los siguientes pone en marcha una cadena de beneficios: de nosotros a nuestro siguiente inmediato, de nuestro siguiente al suyo y así sucesivamente hasta afectar a muchos  que no conocemos, hasta llegar al total de la economía del  bien común. Y los beneficios al evitar los hechos indeseados son de todas clases: morales, éticos, psicológicos, medioambientales, económicos, reducción de accidentes laborales, o de tráfico  etc.

“Trabajar para el siguiente”  es posible puesto que para ello son necesarias pocas condiciones: conocer el concepto, una metodología sencilla y  lo más importante: tener voluntad de hacerlo.

El concepto de “tarea” es la clave

La idea fundamental de trabajar para el siguiente descansa en el concepto de tarea, es decir, un conjunto de actividades que se realizan por una persona con el objeto de conseguir un fin determinado.

Todo lo que las personas realizan en cualquiera de sus campos de actividad son tareas. En el plano familiar un tarea  es la comunicación entre los padres y los hijos, también es una tarea la enseñanza de las buenas costumbres,  es una tarea corregir el comportamiento de los hijos por parte de los padres etc.

En los bancos, en los hospitales, en la Administración, en las Diputaciones, en el Ayuntamiento, en las Consejerías, en el Gobierno Central, en el Congreso  etc. en todos esos ámbitos de actividad las personas desarrollan tareas, cada una con un objetivo determinado.

Tareas son las actividades diarias en el trabajo y en la vida privada.  Son asientos contables, llamar por teléfono, conducir un coche, vender productos financieros, redactar una ley o un reglamentos, redactar un auto judicial, ejecutar un mandato judicial etc. Todo son tareas.

Toda tarea tiene la siguiente representación gráfica:

160105_Tarea

En el esquema del tarea hay tres personas  implicadas: el protagonista de la tarea que es quien realiza las actividades, el precedente o precedentes , que proporcionan el objeto o la causa que origina la tarea es decir la entrada, y el siguiente o siguientes que es quien o quienes recibirán los resultados y las consecuencias de la tarea.

El esquema de la tarea ayuda a humanizar las relaciones entre las personas permitiendo al protagonista del tarea visualizar  con cara y ojos a los posibles  beneficiarios  o damnificados por sus resultados  buenos o malos.

Para la realización de la tarea el protagonista cuenta con recursos (instalaciones y equipos),  capacitación y conocimientos, procedimientos y estipulaciones de la tarea, escritas o no,  y utiliza buenas prácticas para llevar a cabo las actividades de la tarea. Trabajar para el siguiente ha sido definido a veces como una buena práctica de trabajo.

Los gobernantes, los directores de los grandes Bancos, y los ciudadanos de a pie, todos realizan tareas con el mismo esquema que hemos representado. Una  diferencia entre las tareas que realizan unos y otros está en el número de los “siguientes” de sus  tareas respectivos, pues mientras la cantidad de afectados por las tareas de decisión de un gobernante o un directivo bancario es muy grande, el número de afectados (siguientes) por las tareas que realizan los ciudadanos de a pie, es pequeño. También cuando las tareas son complejas o tienen muchos “siguientes”, se les da el nombre de proceso.

Hay Metodología disponible

Trabajar para el siguiente es un concepto sencillo y pegadizo que dispone de un método de aprendizaje probado en el campo de la prevención de riesgos laborales y en el de la mejora de competitividad empresarial, por el cual todos: expertos y no expertos en técnicas de gestión, pueden aprender a identificar sus tareas diarias, los elementos de las mismas y  aplicar “trabajar para el siguiente” a su vida diaria.

Trabajar para el siguiente, cuenta con un método de implementación documentado para las empresas que deseen incorporarlo a su gestión. Está basado en tres pilares fundamentales: compromiso, trabajo en equipo y métodos de trabajo.

Alejandro Mendoza

Es auditor retirado de sistemas de gestión de la prevención. Ahora es colaborador de la asociación para el fomento de la Economía del Bien Común; ha escrito dos libros en donde se explica el método de gestión que se menciona en este articulo. A la venta en Prevention World, en La casa del Libro y en otras librerías especializadas.

Los libros:

Integración de la prevención en las empresas, ISBN 84 607 6519 9, Edita: Alejandro Mendoza

Cómo implantar la Cultura Preventiva en la Empresa, 84 96169 18 9, Edita: Fundación Confemetal

Mas información sobre “Trabajar para el siguiente” y EBC:

mendozaplaza@iicv.es,

https://gestionculturapreventiva.wordpress.com/

EBC: http://economia-del-bien-comun.org/es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s